domingo, 20 de noviembre de 2016

FERNANDA ORELLANA

Este domingo tenemos el gusto de compartir parte del trabajo de  la artista nacional Fernanda Orellana






































viernes, 18 de noviembre de 2016

LA MACROCARRETERA


Emersson Pérez. Santiago de Chile 1982. Poeta y editor, Ha publicado en el Anuario poético Márgenes del colectivo Mal de ojo (Ajiaco Ediciones, 2011). Seleccionado en las Antologías; “Poemario Indestructible” (Ediciones Gatopajaro, Chile 2010), “Poesía Molotov” (Cascada de palabras Cartonera, México 2011), ”Cordillera de voces- Poesía Chilena Actual” (Sediento Ediciones, México 2012).Rieles Sumergidos, libro de poemas publicado por Ajiacco Ediciones en el 2013. De este libro hemos querido destacar el poema La Macrocarretera





Tenemos la manía de poner nombre a todo

Al nombrar, pasa a propiedad humana.
Las doncellas más bellas beben rocío de perlas
. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. . .. a medianoche
un glotón las expía comiendo pasteles de oro macizo.
Viajan, son las seis de la mañana
afuera unas aves vuelan de espalda
confundidas con la luz azul de una cordillera
aves que no verán el mar
. .. .. .. .. .. .. .. .. .. pero que carroñarán nuestras carnes.
Tenemos la manía de mirar hacia dentro
Desde el espacio observamos nuestras casas luminosas.
Desde un programa vemos a nuestros ancestros
. .. .. .. .. .. ..,,, .. .. .. durmiendo en una hamaca.
Cárceles llenas de ojos sin párpados
vigilantes eternos.
Tenemos la manía de predecirlo todo
Unas cartas
manchas
conchas
¿anuncia un tronco, el renacer humano?
nuestras predicciones arden
nuestras cárceles también
el fuego hipnotiza.
Después del maremoto
es mejor momento para recoger pulgas de mar
y nuestras redes no son nada
las más grandes ruinas se convertirán
. .. .. .. .. ... .. .. . .. .. .. .. en sublimes arrecifes de coral.




Tenemos la manía de conducir en todo
Los edificios, carreteras perpendiculares
los ascensores, vías exclusivas
según cuanto oro o perlas se ha consumido
durante el desayuno.
Fuera, cerca de una laguna
los evolucionados Dodos
dan una clase acerca de la raza humana
acerca de unos primates que se matan
con sus propios tenedores
el holograma se apaga.
Tenemos la manía de darle un valor a todo

Los millonarios corren en las noches
como liebres-perros
sus patas brillan en la oscuridad
la música en la oreja, los hace sentir seguros
con su hocico pretenden morderse la cola
para colgar como amuleto.
Los trenes subterráneos
ostentan ejércitos,
sudorosos limpiadores cósmicos
que avanzan con ritmo
por carreteras amarillas que terminan en su interior.




martes, 15 de noviembre de 2016

MAMI ¿DONDE ESTA EL PUNK? HOY ASHLE OZULJEVIC, POEMAS


Ashle Ozuljevic es una interesante escritora nacional nacida en Santiago. Es Licenciada en Lengua y Literatura hispánica, por la Universidad de Chile y Magíster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de La Serena. Es autora de Vidas robadas (La Serena, 2012), Anteojos de sal (La Serena, 2014) y El silencio final (Buenos Aires, 2015). Tres es su primer libro de poemas. Actualmente dicta Talleres literarios de acceso libre y gratuito para la comunidad de la IV región. Hoy Gina Marchita la destaca con algunos de sus poemas





31201405



Intentaba despertarse pero el sueño la atrapaba. 

Soñaba que no podía despertar, que en la repisa superior del ropero 

faltaba la bala que hace unos días su novio se había encontrado 

y que estaba extrañamente nueva. 

Soñó que esa bala ya no estaba 

y que desde la cama miraba hacia ese punto de la habitación como buscándola 

pero porqué buscaba la bala nueva que ya no estaba y que de repente descubría que estaba quemada, utilizada, 

mientras ella desde la cama no podía levantar los hombros ni la cabeza 

no podía siquiera despegar los párpados a través de los cuales buscaba la bala 

porque el sueño la atrapaba. 

Soñaba que el sueño la aprisionaba hundiéndola en la cama y que, súbitamente, 

descubría, encontraba, la balita quemada justo ahí en medio de su frente ahora tan cálida 

y descubierta 

y agujereada. 


Abrió los ojos. Aún era temprano. 



O mejor no soñar


No soñar. Descubrir la verdad más profunda: la ternura, por mandato superior, está prohibida. 

No soñar. 

Descifrar un dolor de oídos o el paladar quemado como señales claras de la existencia. 

No soñar. 

Sentir la vibración de estas imágenes mentales como un pensamiento incesante sin codificar. 

Abandonarse sencillamente a los movimientos monótonos del cuerpo a través de una música que ya no suena. 

Ceder al movimiento lingüístico sin voz, enclaustrada en la tensión mandibular. 

Entenderlo de repente: 

el hombre es dios, dios sos vos, vos sos yo, yo soy dios.




lunes, 14 de noviembre de 2016

LA VOSTOK 6

Hoy lunes nos vamos hasta el sur de nuestro país, mas específicamente a Concepción, para presentarles a una banda con gran proyección. Se trata de La Vostok 6, agrupación que a fines del año pasado grabó su primer EP homónimo. Hoy Gonzalo Vilo nos habla de este trabajo en donde se advierte una interesante fusion entre el Psychobilly y el post punk











Por Gonzalo Vilo






De vez en cuando, entre tanta banalidad, entre tanta música sin sentido, aparecen proyectos musicales prometedores y que borran, o logran borrar al menos, por un momento, el mal sabor de boca que te ha dejado tanta banda de mierda, poco original y ególatra que monopoliza la limitada escena musical de nuestro país. Hay veces en que, entre tanto Chinoy, entre tanta Javiera Mena, entre tanto Manuel García o Camila Moreno, aparecen riffs y voces desafiantes, dispuestas a dejarlo todo en cada tema, en cada nota y en cualquier escenario, porque saben que es allí donde se juegan gran parte de sus sueños, especialmente cuando no tienes a nadie que te ayude, ni a ningún conocido que te haga una movida. Una de estas bandas es La Vostok 6, agrupación de Concepción, que ya cuenta con un demo de seis canciones grabado el 2015, y en donde se advierte una propuesta interesante, sin miedo y con una fuerza a prueba de todo.




     Cada uno de los seis tracks que componen este primer EP tiene el sello de la banda. Aquí, toda la locura de su lírica y riffs, emerge como un grito desesperado, fusionando estilos como el psychobilly, el post punk y el new wave, lo cual da como resultado un sonido de bajos oscuros y guitarras potentes. Playa oscura, por ejemplo, el primero de ellos, de inmediato invita al baile, y aun cuando parte un poco lento, luego las voces y las guitarras intervienen, provocando que el ritmo suba. Esto podría definirse como la tónica del resto del EP, en donde se nota claramente la distorsión y velocidad de las guitarras sumado a la oscuridad envolvente de los bajos y a una batería potente que nunca decae.




Otro buen tema que aparece en este demo, es Redada Colectiva, a mi juicio, el mejor de los seis. Aquí se percibe una clara influencia del post punk, sin quitar que la banda logra definir su propio estilo, ya que los bajos y la batería van quedando más atrás, fusionándose con líricas potentes, que se aferran a una postura clara sobre el sistema y la política. Luces es otra de las canciones que me causó una gran impresión. Un riff melodioso y bello que se complementa a la perfección con la voz de Claudia, la vocalista y que te trasporta, apenas la escuchas, a lugares increíbles. Luego viene Automática, un tema ya no tan oscuro, un poco más alegre, parecido, quizás, a la última parte de The Clash, pero sin perder la esencia de la banda. El resto de los temas giran en este mismo esquema sónico, logrando en este primer trabajo demostrar que son una agrupación de mucha proyección.
Solo queda esperar que su segundo EP sea igual o mejor que este. Estoy seguro que tienen todo el potencial para lograrlo.


Integrantes



Claudia C.(Guitarra y voz)

Muerto Scream (Bajo)

Héctor M. (Guitarra y voz)

Amanda (Batería)


Demo de la banda

https://lavostok6.bandcamp.com/album/demo-2015-2



Los dejamos con Redada Colectiva






domingo, 13 de noviembre de 2016

PABLO ROJAS

Recomendamos este domingo el trabajo del pintor nacional Pablo Rojas. Artista nacional con un gran talento












































viernes, 11 de noviembre de 2016

FRANCISCO VARGAS


Francisco Vargas Huaiquimilla, Osorno, Chile 1989. Ha sido parte de los talleres de Poesía como también de Artes Visuales en Balmaceda Arte Joven, sede los Lagos. Pertenece al colectivo de escrituras, performance y experimentación Delirantes y participa activamente como editor y tallerista junto a Editorial Cartonera Helecho De. Cuenta con variadas publicaciones como u primer poemario Factory del cual se desprenden estos textos







Otras veces me llamo Naomi Campbell



Naomi/ Noelia/ Noemí

No es mí

No es lo yo

No es lo ese

No es mi nombre



Negra/flaca/india/hocicona/travestida/maquillada/modelo/

Borracha.

Asesina



Se han caído las tripas al suelo

¡Mal presagio da el animal!

¡Mal presagio da un corazón del hombre en el suelo!

Sólo queda

Sólo queda

Quemar cada huella de cada

dedo, adelantar por medio de la

llama trabajo de experto asesino



En la arquitectura de las venas

eliminar los huesos de cada huacho

hecho en lo hondo

No es posible, no es rentable.

La orfandad no sabe de balas por la espalda,

sabe de ser asesino del tiempo.






Me nombraron Keitmoss en el catwalk



Vestida de jaguar andrógeno

Kate/Keity/Katy.



En halo de luces hambrientas

estatua de virgen neón

Criminal se confiesa frente a la cámara.



Nostálgica por desfilar

en cableados de la ciudad

electrizada en noche de rayos

que parten el taco aguja del robo



Plásticas texturas en tacón de pierna coja

clavado en estirpe de cemento,

radiante interpreta de pie en el Ritz de París.

Peluca calzada en cuerpo de niña cabeza de reina;

es María Antonieta

Nacida en día de muertes

Noviembre 2/ 1755 ó 1974 muertes

Existe un ropaje en su carne

China zurció la seda en ríos amaranto

de cuerpos vacíos asidos a las orillas



Así como también en Guatemala

manos costureras enredan hilo

en dirección al hurto milenario



Kate/Keity/ Katy

Ansiosa abre diminutos cierres en vestido

Entre pliegues y bocas,

ofrece una herida abierta en la tela

Amamanta con tinta asiática de las trompas y

pechos sangre de todas las muñecas

todos los juguetes

Es aguja cosiendo pieles trizadas

Una cartografía que marca la estadía

en la bastilla o un hotel en el desierto



Así en ceguera desfila al matadero

En sacrificio

sangre de 100 vacas

100 corazones palpitan en el suelo

Resisten a enfriar en la soledad del pasto



Es el anticipo de la venida

Catarata en odio

al ojo que la ve



Las reinas y princesas mueren en París Ojos

de niña/ ojos de buey/ ojos de vaca

las vigilan en un túnel

donde se pierde la cabeza

en medio del tajo del amor y un flash.




La joya sin sangre no brilla



La imagen se repite / repite / repite



Hay algo de fiebre en mí

Sigo el río de tu muerte

antiguo canal de semen apátrida

manadas de criaturas en este caudal van en ti

migran estos como yo entre camas y celdas.



Ven, búscame más alto

El río corre hacia arriba en busca de tu cuerpo siempre





En sudores aquí me tienes

Veo la luz de la joya

La necesidad de catástrofe conserva los huesos

en un fuego por vez primera



Esta noche el oro de la joya en cuello reluce más

El cristo cuelga de una cadena que lamo

cuando corres alicanto

La imagen se repite, incrementa

Perros a garganta cortada encienden luz en la vereda abierta



Entre velocidades de una yegua metálica

en un pasaje de población

nuestro alcohol se evapora en las manos



La imagen se repite/repite/repite

La joya sin sangre no brilla

es mecha mechera macho



No oculta la mano del hombre ni del hambre

se escurre cartera abajo

buscando acabar con la repetición

en palacio de espejos versallesco y bellako

Los espejos repiten cuando soy la presa

/en la jaula de un canario

asediado por la llama roja de un policía.



Debo cerrar las puertas de las casas que arden en mi lengua.





El ojo que vigila carnes se extingue

Hay algo de fiebre en mí



No hay horas, el teléfono está negro, la pantalla está muerta,

En la muerte oscura de mi plástico me observo un poco

para ver mis trenzas.

Pienso en los mecanismos para medir mi tiempo

patrones o lugares que indiquen

mi tránsito de las esquinas repetidas en ti.

























martes, 8 de noviembre de 2016

CRISTINA CHAIN, POEMAS

Cristina Chain es una extraordinaria escritora y poeta nacional. Escritora y diseñadora gráfica. Ha publicado los libros. Tijeras Turkas (Editorial Felicita Cartonera Ñembyense, 2009);  En el año 2011 participó en el Primer Encuentro de Editoriales Cartoneras de Latinoamérica en Asunción, Paraguay, invitada como poeta y editora. Hoy Gina Marchita la destaca con algunos poemas 







Nada Que Decir


Qué puede decir un amante: nada. Solo ganar territorio perder quitar bombardear.
Qué puede transar un amante cuando cada día cambian piezas en el mapa.
No queda más que construir una nueva ciudad en el desierto contratar mano de obra que
haga pozos, sal, muertos. Lanzar piedras y el viento.
O pasear por un pueblo en esta costa diciéndose cosas como sordo mudos en el inmenso
ruido del mar.
Caminar por el paseo Ahumada donde todos van cayendo muertos a medida que
avanzamos entre bombas y ese llanto que arde y que hace sufrir hasta al más desalmado.
Qué puede decir un amante a su amante: nada, solo cruzar puentes, solo avistar el río
como viene turbio y rabioso.
Nada más que despedirse en un paradero en medio de una avenida de espejos.
Nada puedo decirte, pierdo la voz.


BiPolar / diario crónico & clónico

El siglo pasado abrí las piernas y tuve hijos, 
los dejé en prenda con una Yo.
Porque ella, en cambio, sabía lo que hacía:
prender velas al santo más expedito para el próximo trabajo. 
Pensar en hacer monedas de oro 
para comprar otras de lata.
ella sabía lo que hacía.
Señor perdona a la que no sabe lo que hace
porque ella, la que adoptó a sus hijos si sabía, perfectamente
por ejemplo, asesinar sombras que iban a amenazar sus sueños de noche.
Cortó en pedazos el grito final. 
Ella sabía lo que hacía cuando decía portazos huyendo.
En cambio la solitaria trabajadora a 100 pesos la hora, no sabía lo que hacía
se perdía en sus noches de neblina creyendo en el número de la suerte 
para ir a encontrar las migas que la conducirían al hogar
pero no creyó que jamás se regresa.
Vio gemir gargantas y les pidió ayuda
pero no sabía que en la neblina se pone afónico el sudor
señor perdónala, indemnízala.
Robaba leche con pestañas de polvo. Taconeaba en el piso de madera podrido
con un cigarro y medias rotas en un punto escondido
las cosía con método japonés para que jamás jamás nadie se diera cuenta.
Se arrancaba el pelo en los velorios contratada para cantar llantos
se colgaba del ataúd. Caía en la fosa y luego sacudía la tierra del abrigo
y se dispersaba entre la procesión rota.




Escucho lentamente

la palabra
que se sucede pequeña en la boca
y se aleja al jardín nublado.
No me habla de arterias,
de estanques
ni del grito que me da la flor inconsistente.
La palabra se sostiene del lejano verbo
como si fuera este presente
un lugar cualquiera.
Escucho
como los niños escuchan
el ajetreo de los dedos
Acompaño al pescador
le hablo del sol que no lo señala
y no hay viaje,
solo esto.